Bio Combustibles y Otras Alternativas
Ni tan cierto ni tan falso
 
Vientos de 100 Kmts. asotaron Paysandú durante una hora
 
Ante el Fallecimiento de los Niños por Desnutrición
 
¿Por qué no recordamos la historia?
 
El Fervor, Las Lágrimas y Las Tapas de Nicolás
 
Recuerdos del Ayer
 
"...antes eramos campeones
 
No sólo trabajar.... También votar
 
Purificación Declarada Monumento Histórico
 
Embajador de Brasil en Montevideo, Eduardo Dos Santos
 
Febrero todo el Año
 
El Grupo de Viaje de Ciencias Económicas
 
Australia en la Noticia
 
Ojos Uruguayos en Brasil
 
El Interior También Existe
 
Rincón de Sentimientos
 
Olvidémonos de las Pálidas
 
Cartas de Lectores
 
Los Locos Pensamientos de El Marinero
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

AUSTRALIA EN LA NOTICIA

Por: Walter Amaro/Sydney/Australia

Si bien es evidente que el gobierno de Francia está colocando “curitas”, tratando de restaurar su relación con la super potencia, aquí en Australia también hay ganadores y perdedores en la post guerra de Irak.
Ya señalamos en más de una ocación que el Primer Ministro australiano John Howard es un viejo zorro en lides políticas, y en esta oportunidad, demostró serlo una vez más. Apostó fuerte cuando se alineó incondicionalmente con los EE.UU con encuestas que desaprobaban el envío de tropas al conflicto en un 81%, para ir retomando terreno luego, y ubicarse en un 65% en el orden de preferencias del electorado de este país.

Paradogicamente, en un país donde todos los estados están gobernados por la oposición (Laboristas) el primer mandatario es del Partido Liberal. De todas formas John Howard canalizó la victoria de las tropas aliadas en su beneficio político, de tal forma, que en las huestes de los laboristas vieron caer las preferencias de su líder al porcentual más bajo de su historia: Simon Crean apenas es aprobado por un 16% del electorado, mientras que el ex líder del mismo partido, Kim Beazley, cuenta con el apoyo de un 65% .

Este cambio de situación, más un reportaje a Kim Beazley en una publicación de alto prestigio, han desestabilizado la conducción del partido laborista, hasta los extremos de crear un conflicto interno. Si bien este último niega que intente recuperar el liderato de la facción política, es obvio que ha tanteado el terreno, dando el primer paso. Si bien ambos: el actual mandatario de Australia, y Kim Beazley, sufrieron sendas derrotas en elecciones anteriores, no deja de ser cierto que el primero obtuvo el poder, mientras que el segundo, logró un triunfo aplastante en las últimas elecciones que, de todas formas, y debido al sistema electoral de este país, no le alcanzó para llegar al gobierno.

La población, más allá de de los guarismos o la ética sobre política que reina en Australia, vería con buenos ojos el retorno de Kim Beazley al escenario político , particularmente la clase media y las sindicatos obreros. A la vez, se ve como el único elemento de peso en la carrera hacia la primer magistratura, y el candidato ideal para disputar con alguna posibilid de éxito, el bastón de mando a la actual administración.

Otro de los puntos que ha tomado nuevamente estado público es el de los refugiados. Luego del desafortunado incidente del carguero Tampa en aguas del Pacífico, la política australiana en esta materia sufrió un duro golpe. Por un lado, el bochornoso incidente desacreditó el buen concepto esgrimido en materia de derechos humanos en el hámbito internacional, mientras que aun hoy día, por otra parte, no se han desarrollado medidas que tiendan a clarificar el concepto en esta materia.

De todas formas, el avistamiento de dos embarcaciones con refugiados provenientes de Vietnam, han reactivado el debate. Ya se manejan conceptos similares a los adoptados anteriormente por el estado, acentuándose en estos momentos ante el temor a la propagación del nuevo flagelo: La neumonía atípica conocida como SRAS (Síndrome Respiratorio Severo y Agudo) qué. particularmente, cultiva con mayor virulencia en Asia.

Al respecto Australia ha tomado severas medidas tratando de evitar que la diseminación del síndrome cruce sus fronteras, aunque se sospecha de que podrian haber cuatro infectados en el país. Mientras tanto, los científicos australianos planean importar el virus para desarrollar estudios qué, de alguna forma, posibiliten encontrar resultados
positivos tendientes a detener el avance de este síndrome.

Para finalizar, destacamos que en el momento de escribir esta nota, se conmemora “Australia & New Zealand Army Corps Day” (ANZAC). Fecha realmente emotiva en el calendario de Australia y Nueva Zelanda que recuerda a los caidos de este país, nuestros vecinos neocelandeses y las fuerzas turcas, en la batalla de Gallipoli, Turquía, en la Primera Guerra Mundial.
Por nuestra parte, la consigna de reencontrarnos en siete días, cuando Informe Uruguay llegue a vuestro correo. Hasta entonces.