" Haz de Internet una gran plataforma de comunicación, no la conviertas en una cloaca de maldad" preHacker.Hacker Digital.
Año I - Nro. 24- Uruguay, 2 de mayo del 2003

Fabricación del Biodiesel
Uruguay vs. Mercosur, Nafta, Alca y U.E.
Tres Décadas de la Emigración Uruguaya en Australia
El trabajo devuelve la dignidad al ser humano
La Valija de Cartón
El que se fue a Sevilla (1)
¿Hacia donde Va Venezuela?
La pelea por el dulce
Recuerdos del Ayer
Australia en la Noticia
Ojos Uruguayos en el Brasil
 
En Marzo se Incrementaron los Depósitos en Moneda Extranjera
 
Gardel Nació en Tacuarembó
Nada se pierde, todo se transforma
 
Como siente la juventud
El Interior También Existe
Rincón de Sentimientos
Olvidémonos de las Pálidas
Carta de Lectores
Los Locos Pensamientos de El Marinero
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

AUSTRALIA EN LA NOTICIA

Por: Walter Amaro - Sydney/Australia

Si bien Australia se caracteriza por ser un país donde los sucesos policiales no son un tópico corriente, si a cambio ocupan la portada de los diarios, hechos que tienen connotaciones políticas o económicas. Claro, siempre y cuando los "americanos", no estén ocupados invadiendo algún país. En ese caso los titulares de los matutinos o vespertinos se ocupan de ello, tal cual el gobierno: incondicionalmente.

En estos últimos días ha acaparado la atención de los periódicos el Gobernador General de Australia qué, como se sabe, es el representante de la reina en el país, pero designado por el propio Primer Ministro australiano. Lo paradójico del caso, de todas formas, es que estos pueden destituirse recíprocamente. Pero no es a eso a lo que íbamos. El punto es que el Gobernador General, Peter Hollingworth, es además la máxima autoridad de la Iglesia Anglicana. Y aquí justamente es donde está el nudo del embrollo.

Nunca antes en Australia se había dado la condición de que una figura religiosa ostentara esa posición. Además, en un país que se tilda de tolerante y multicultural, esta situación es contradictoria. Pero, volviendo al tema que nos ocupa, el Dr. Peter Hollingworth permanecía desafiante en el día de ayer, cuando presentó un informe de 500 páginas, admitiendo haber actuado errónea e insensiblemente, en el pasado, ante dos casos de abusos sexuales contra menores, en la diócesis del estado de Brisbane, Australia.

En dicha declaración deja traslucir que permitir que el pederasta John Litton Elliot continuara ejerciendo el sacerdocio sabiendo que abusaba de los niños fue insostenible, mientras que algo similar ocurrió cuando no separó de su cargo al hoy retirado obispo Donald Shearman, luego de haber sido acusado de abusar de una menor de 15 años, en el año 1950.
A todo esto, nuestro Primer Ministro sigue respaldando al Gobernador en su cargo, y ha desestimado las voces de protesta de los líderes del Partido Laboral, Simon Crean, de los Demócratas y las asociaciones de defensoría de menores que exigen sea reemplazado.

En otro orden de cosas, la población entró en pánico en las pasadas horas, ante la incertidumbre de un masivo llamado a retirar de la venta un número estimado en 1000 productos terapéuticos, herbales y de medicina natural. La medida sin precedentes en el país se debió al encuentro de terribles y peligrosas fallas en la elaboración y envasado de vitaminas y substancias compensatorias. La herboristería por lo tanto, ha sufrido un rudo impacto, puesto que la Farmacéutica Pan, causante del problema, prestaba servicios además a otras empresas involucradas en el ramo. Todo salió a luz cuando más de 80 clientes sufrieron alucinaciones y serios efectos secundarios al ingerir unas tabletas recomendadas para las personas sensibles a los viajes en avión o barco.

Finalmente, otro de los temas urticantes es el del rol de Australia en la post guerra de Irak. El respecto, el alicaído líder de la oposición Simon Crean, exige una respuesta clara a la posición de nuestro país en la materia. Si bien es cierto que el Primer Ministro John Howard declaró que Australia no aportará tropas para mantener la paz en el país mesopotámico, no deja de ser cierto que anunció que por ahora, solamente la mitad de las tropas comprometidas en la operación volverían al continente.
Conociendo el paño como ya lo conocemos y, sabiendo que todavía no nos han sido asignados los mendrugos de algunos subcontratos para la reconstrucción de Irak, apostamos a que Australia tendrá una asignatura parecida al papel desempeñado en Timor pero en menor escala. Pero dejémosle ahí, el tiempo dirá si estamos equivocados o no. Pero creo que los petrodólares iraquíes ejercen un magnetismo tan grande que es imposible substraerse.

Y ya con un pié en el estribo, les cuento que se rumorea que el partido gobernante (Liberal) podría llamar a elecciones anticipadas, tratando de asestar un golpe mortal y definitivo a la oposición. Recordemos que nunca antes los índices de preferencia del electorado habían mostrado un guarismo tan bajo para los Laborales.
Pero, como quien no quiere la cosa, no todo se ve negro por esta parte del planeta. Uno de los elementos a considerar, y que se ve como tabla salvadora, son las antipopulares medidas que el Primer Ministro adoptó en materia de salud.

El "Medicare", seguro médico, por sus siglas en inglés sufrirá unos durísimos cambios que afectarán básicamente a los estratos sociales más desposeídos. Obreros, pensionados, jóvenes y futuras mamás, son el blanco de nuevos e interminables cortes del presupuesto gubernamental. La "globalización" hay que pagarla y, según nuestro jefe máximo, los australianos tenemos una salud de "fierro". Así que por ese lateral los chicos de las graderías pueden sacar provecho de todo esto. Lo único que se precisa es no ser tan blando y adoptar una estrategia más hábil. Total, no todo el mundo juega limpio en el mundo de la política.