" Haz de Internet una gran plataforma de comunicación, no la conviertas en una cloaca de maldad" preHacker.Hacker Digital.
Año II - Nº 61 - Uruguay, 16 de enero del 2004

Hay que tomárselo con soda
La sentencia favorable a Damián Drews López
El Agujero Negro del 2002
La Poesía de Blanca Bender
El día que Almería no murió
Ojos Uruguayos en Brasil
Un año más qué importa
Fútbol Uruguayo: El largo camino a Alemania 2006
Puerto de Montevideo: ¡Un cambio feliz!
Sucedió en España
Anécdotas Bancarias
Hurgando en la Web
Presentación desde la Adversidad
Renovación: ¿Sólo en los partidos tradicionales?
Industrias Harineras
Rincón de Sentimientos
El Interior también existe
Olvidémonos de las Pálidas
El Marinero
Correo de Lectores
Humor Uruguayo
 
 
 
 
 

 

EL AGUJERO NEGRO DEL 2002

Por Marcelo Mondino – Durazno/Uruguay

Normalmente cuando se comienza un año la tendencia de todo ciudadano es a recapacitar sobre lo ocurrido y realizar estimaciones sobre lo que le puede ocurrir en el devenir del nuevo año, más allá de que para todos nosotros el 31 de Diciembre y el 1ro de Enero sean solo fechas previstas en el almanaque que psicológicamente nos definan un termine de algo y un comienzo de otra cosa.

Los últimos años en este paisito cómo todos muy bien sabemos no han sido los mejores al menos en lo que a materia  económica se refiere, y tradicionalmente tendemos a esperar que lo que está por venir sea mejor, que por ende si así no fuera pobres de nosotros.

Hasta el cansancio el equipo económico, que tantos cambios tuvo también en este andar sin rumbo, repitieron y repiten que lo peor ya pasó y que de ahora en más sólo se pretende esperar  eso mismo que ya ha pasado en otras décadas, que lentamente las aguas vuelvan a su lugar y comience a brotar la semilla de la esperanza para que los uruguayos al fin dejemos de sangrar en todos los sentidos y pongamos pie firme en el lento lecho de la recuperación.

Pero me voy a tomar el atrevimiento de realizar una humilde opinión acerca de lo que algunos llaman la reactivación medida exactamente por los mismos valores que cuando vivimos anteriormente otras alucinaciones económicas – INFLACIÓN Y PBI, dos indicadores económicos de enorme importancia pero de gran peligro porque no lo digo yo sino que apoyado en un premio Nóbel en Economía si seguimos midiendo la capacidad de recuperación de un ciudadano (que es lo que al fin importa) por indicadores como estos estaremos recorriendo exactamente los mismos caminos.

Y a las pruebas me remito, el 2003 terminó con una cifra oficial de la inflación similar al promedio de 3 años previos a la caída estrepitosa de la economía,1999-2000-2001 10.19%, y además afirman la recuperación en el crecimiento del Producto Bruto cuando en realidad no tenemos en cuenta los ingresos netos que el país tenga en un determinado período.

Esto quizás pueda parecer complicado de entender pero no es ni mas ni menos que lo que necesariamente debemos pregonar los ciudadanos de esta comarca, cuanto realmente estamos percibiendo que la distribución de los ingresos y por ende de la riqueza llega a descomprimir los achicharrados bolsillos de los orientales.

La felicidad se dice que es un estado del alma para usar palabras muy conocidas, pero los índices de pobreza e inclusive de indigencia en el país han aumentado escandalosamente y fundamentalmente se ha detectado un aumento de la ,infantilización de la pobreza, lo cual hace más peligroso aún los estados del alma, y yo creo firmemente que no puede haber nunca felicidad de un administrador del estado cuando sus gobernados sufren de diferente formas estos índices fríos que causan verdadero calor de indignación, sobre todo cuando vemos algunos disfrutar de las soleadas playas de Punta del Este o simplemente jugando en algún lujoso lugar de Montevideo remozado a nuevo y dónde no parece sentirse el stress y la preocupación de estos valores de vergüenza.

Los estigmas de tan profunda caída son verdaderamente peligrosos, sobre todo porque por ejemplo  seguimos midiendo la desocupación sin tener en cuenta los que se fueron, o hablamos de recuperación cuando aún quedan ahorristas y deudores en delicadísima situación y que por sí sólo como están acostumbrados a decir se deberán arreglar porque la culpa es de los mercados y de su liberalización frenética, cuando todos sabemos que las economías las manejan hombres con capacidades de error si, pero no de  llevar a la indignación  de tener que abandonar la familia para poder subsistir.

Por último aún no salgo de mi asombro cuando leo en los diarios que la emigración bajó debido a que se registró un 12% menos de emisión de pasaportes, es increíble que tomemos esto cómo una medida en relación directa con una circunstancia puntual de registro.

Hay muchas causas por las cuales los pasaportes han disminuido y una de ellas es seguro que esta en los costos brutales que se han impuesto sobre el mismo así como también las durísimas medidas de visado que han tomado ciertos países para los Sudacas muertos de hambre que ahora se han mantenido en el país desocupados (16.10%) y que obviamente prefieren pasar mal acá y no ser deportados o maltratados en otros países.

En fin habrá que seguir creyendo que estos males son pasajeros y que podrán durar 100 años, el tema es que cuerpo es el que aguanta