" Haz de Internet una gran plataforma de comunicación, no la conviertas en una cloaca de maldad" preHacker.Hacker Digital.
Año II - Nº 77 - Uruguay, 7 de mayo del 2004

Se nos vienen las internas!!!!
3 de mayo, día de la Libertad de Prensa
Elecciones Internas
Chairando Ideas
La poesía de Rondan Martínez
Balneario Barra de Valizas
Ojos Uruguayos en Brasil

Locuras de un fin de cuatrimetre...

No podemos tapar el sol con un dedo
Sucedió en España
¡Qué atrevidas estas mujeres!
Filman "Diario del Nuevo Mundo"
Dos oportunidades para milonguear con Nasser
Así somos
Hurgando en la web
La Fé, desde el punto de vista del judaísmo
Si está pensando en mascotas, ¿Por qué no un Caterpillar?
Anécdotas Bancarias: El Préstamo
¿Se asusta de lo que vió o del futuro que va a venir?
La guerra preventiva llega a Internet
El Poder
La Cocina Uruguaya
Rincón de Sentimientos
El Interior también existe
Olvidémonos de las Pálidas
Las Locuras de El Marinero
Correo de Lectores

 

La guerra preventiva llega a Internet

El presidente George W. Bush pidió al Senado que ratificara la Convención sobre Delitos Cibernéticos del Consejo de Europa, un acuerdo mundial destinado a la cooperación policial internacional para combatir los delitos perpetrados a través de Internet. “Es el único tratado internacional que aborda el problema de los delitos relacionados con las computadoras y la obtención de pruebas electrónicas”, argumentó Bush en el mensaje en que solicitó al Senado la adhesión de Estados Unidos al tratado.
La convención “promete ser una herramienta eficaz en los esfuerzos mundiales para combatir los delitos relacionados con Internet”, agregó el presidente estadounidense. Pero activistas y expertos legales independientes Barry Steinhardt, de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), y Cedrid Laurent, del Centro de Información sobre Privacidad Electrónica (EPIC), manifestaron escepticismo.
La convención, que fue puesta a la firma en 2001 y ha sido ratificada por cuatro países (Albania, Estonia, Hungría y Croacia), penaliza el hacking (violación de sistemas informáticos) y la producción, venta o distribución de instrumentos para esa práctica, además de extender la responsabilidad penal a las violaciones a la propiedad intelectual. La convención obliga a los países miembros a otorgar nuevas facultades de búsqueda y captura a sus organismos encargados de hacer aplicar las leyes, incluso la de obligar a los proveedores de servicios de Internet a preservar los registros de uso de sus clientes y a vigilar las actividades en línea de éstos.
Los grupos de derechos civiles también están preocupados por el posible uso de sistemas de vigilancia como ”Carnivore”, el sistema usado por el FBI para interceptar comunicaciones en Internet. A diferencia de las intercepciones telefónicas, que son realizadas por las compañías de telecomunicaciones en representación de las autoridades, el programa Carnivore permite a los agentes de la ley acceder directamente a redes enteras de proveedores de servicios de Internet.
Cuando el Congreso legislativo aprobó la Ley Patriota en respuesta a los atentados del 11 de setiembre de 2001, autorizó el uso de Carnivore para recabar información sobre direcciones y tráfico de Internet, pero no llegó a permitir el espionaje de contenido. “La Ley Patriota otorgó más poderes a las agencias encargadas de la aplicación de las leyes”, y ”la ratificación de esta convención aumentará esos poderes”, advirtió Laurent. “Lamentablemente, la historia de respeto a la privacidad del FBI y otras agencias gubernamentales no es buena”, recordó Steinhardt.

Material bajado de Revista del Sur