Año II - Nº 85 - Uruguay, 02 de julio del 2004
  1 Campaa Mundial Seguridad en la Red
 
- El marxismo y la ortodoxia totalitaria
- Alegrías... Alegrías... ¿de qué?
- El manotón del ahogado
- Con acento australiano
- ¿Pero cómo?... ¿Había que pagar?
- Aecio "Coco" Barboza
- Cambios y decisión popular, primera visión de las internas
- Emergencia social en Chuy

- Un nuevo escenario en el camino a octubre

- Festejó sus 50 años el Liceo de Chuy
- ¿Y vamos a vincularnos con esto?
- Anécdotas Bancarias - Espera con complicaciones
- El racismo en Miami
- Así Somos
- Ecos de la Semana
- Chairando Ideas
- Hurgando en la web
- ¿Tiene futuro la prensa?
- Primer Concurso Literario
- Carta abierta - Adolfitos de izquierda
- Bitácora Política
- Información Ciudadana
- La Cocina Uruguaya
- Rincón de Sentimientos
- El Interior también existe
- Olvidémonos de las Pálidas
- Las Locuras de El Marinero
- Correo de Lectores

1 Campaa Mundial Seguridad en la Red

 

Festejó sus 50 años el Liceo de Chuy

"Dr. Eladio Aristimuño"

 
Con diversos actos que contaron con la participación de profesores y alumnos que a partir del año 1954 pasaron por sus salones el Liceo local Dr. ELADIO ARISTIMUÑO ha conmemorado medio siglo de existencia al servicio de la educación y de la cultura fronteriza. En la historia de esta ciudad es fácil encontrar reiterados ejemplos de personas a las cuales el destino les impuso la
 
Dr.Eladio Aristimuño
necesidad de sacrificarse en beneficio de las causas populares que ya desde el siglo pasado estaban relacionadas con la educación, con la salud y con la vivienda. Por este motivo el aniversario del liceo nos da la oportunidad de recordar a quien fuera su primer director honorario y profesor de varias asignaturas. El Dr. Aristimuño nació el 13 de noviembre del año 1920 en una zona rural de Río Negro, trasladándose posteriormente a Paso de los Toros donde culminan sus estudios secundarios. Con 18 años llega a Montevideo para sus estudios preparatorios y en marzo de 1940 ingresa a la Facultad de Medicina que culminaría el 5 de marzo de 1948 con el título de médico cirujano y 28 años de edad. Durante dos años ejerce su profesión en Montevideo como médico del Sindicato Uruguayo en el Hospital Militar y en su consultorio particular. Hombre sencillo, siente desde muy joven la necesidad de ejercer la medicina rural, creyendo que con ello le devolvía a la sociedad lo que ella le había proporcionado. El Uruguay festejaba todavía su “maracanazo” deportivo del 50, cuando el Dr. Aristimuño arriba a la frontera para cumplir tareas como Jefe del Servicio de Sanidad en el Batallón de Infantería Nº 12 con asiento en la capital departamental, atendiendo los fuertes de Santa Teresa y San Miguel. En diciembre del mismo año (1950) desciende del ferrocarril en el balneario rochense Costa Azul, donde lo esperaba un carro tirado por caballos para llevarlo hasta el establecimiento rural de la familia Urrusti, donde pasaría su luna de miel, tras haberse casado con Isabel de Angelis, de cuya unión nacerían Beatriz, Carlos y Lilian. No debemos olvidar que estábamos en los primeros años de la década del 50 y resultaba muy difícil ejercer con acierto la
Dr. Aristimuño con sus hijos Carlos y Beatriz.
 
medicina, la docencia o la política en un lugar tan apartado de los centros de decisión. Sobran las evocaciones de primera mano para recordar su pasaje por el Rotary Club, por la Liga regional de Fútbol, por el Consejo del Niño, por las comisiones de Fomento Escolar, por el Liceo de cuyo movimiento fue fundador, como así también por el Club San Vicente y otras instituciones de nuestro medio donde dejó el sello inconfundible de sus realizaciones o simplemente de sus inquietudes. De activa participación en la lucha política, lo vemos en muchas oportunidades manifestar sus ideas irrenunciables, con una militancia permanente dentro del Partido Colorado, donde fue llevado por la ciudadanía a ocupar una banca en la Cámara de Representantes por el Departamento de Rocha. Durante 25 años el Dr. Eladio Aristimuño gravitó en todos los acontecimientos fronterizos, ofrendando su talento, su sabiduría y su vocación por las causas populares. Manifestó siempre su preocupación por dotar a los centros de enseñanza, de los medios necesarios para que los docentes y los alumnos pudieran cumplir en forma con los distintos programas. Por todo esto y por lo que no podemos detallar en esta nota periodística, nos limitaremos a evocar al “médico de familiar” o al médico rural que hace 50 años contribuyó con su esfuerzo y dedicación a la habilitación de este centro de enseñanza que con toda justicia ha recogido su nombre. El Dr. Eladio Aristimuño falleció el 25 de febrero de 1975 tras soportar una prolongada enfermedad.