Año II - Nº 87 - Uruguay, 16 de julio del 2004
  1 Campaa Mundial Seguridad en la Red
 
- Todo viene del norte
- Club Social Ansina de Castillos
- Auschwitz
- El continuismo de Abreu
- El cinismo y la hipocresía (segunda parte)
- Tres Historia de Tres Emigrantes
- Profesiones del Pasado
- Las ocurrencias del Presidente

- Australia... la de todos

- Llega el tren, viene la cultura
- La Fiebre
- Grageas de Optimismo
- La manzana, el termo y el mate
- Así Somos
- Anécdotas Bancarias: La mancha acusadora
- CEBOLLATI: "Un juez de película"
- Restaurante Uruguay busca adicionista
- Noticias de España
- Del orígen e historia de las piñatas
- Hurgando en la Web
- ¿Cómo se atreve?
- Chairando Ideas: ¿Hacer o no hacer?
- El doble discurso
- Qué linda que era... Venezuela
- La Haya, ¿Por qué no se calla?
- Del histerismo y otras yerbas...
- Bitácora Política
- Información Ciudadana
- La Cocina Uruguaya
- Rincón de Sentimientos
- El Interior también existe
- Olvidémonos de las Pálidas
- Las Locuras de El Marinero
- Correo de Lectores

1 Campaa Mundial Seguridad en la Red

 

El doble discurso...
por Mario Peña

Hace rato que se viene criticando a la izquierda con que tiene un doble discurso, con que su líder dice y luego se desdice, con que un fulano dice una cosa y otro dice otra, en fin, comportamientos de una fuerza política totalmente democrática donde todos pueden dar su opinión o punto de vista, discutirlo, debatirlo; donde funcionan sus órganos políticos, la mesa política, el congreso nacional, el departamental, las bases, donde todos aportan su grano de arena. Lejos del funcionamiento “siciliano” de los partidos tradicionales, donde todo esta supeditado a los antojos o intereses de los “padrinos” o “dones de la camorra”, que a puertas cerradas y sin la anuencia de ningunos de los demás dirigentes, marcan el rumbo del partido en todos sus lineamientos(así nos va también a nosotros, cada vez que la “familia” gobierna).
Lo cierto es que el gobierno y su socio (o secuaz), el partido nacional, están preocupadísimos por la gira que encaró el candidato a la presidencia por el Frente Amplio – Encuentro Progresista – Nueva Mayoría, Tabaré Vázquez y una comitiva compuesta por renombradas figuras del mismo grupo político, por el viejo continente y los Estados Unidos.
Resulta que los que le reclaman a la izquierda propuestas de gobierno, que hace rato las tiene y las viene proponiendo ante la sordera crónica de la derecha, están expectantes a lo que va a declarar Vázquez en cada discurso que realiza, para de esta forma, delinear cual va a ser la línea de crítica llevada a cabo hacia el anteriormente nombrado candidato. Lo que pasa a ser crítica por la derecha, es exactamente lo que hacen ellos, no tienen una propuesta armada con coherencia y ahora están perseguidos por como van a hacer para repartirse los cargos en las diferentes listas al senado y representantes.
Y la realidad marca que la derecha no tiene otra línea electoral que no sea la del temor, o la crítica destructiva, y no se necesita más que escuchar las declaraciones de los dirigentes para darse cuenta de lo mismo. Si Tabaré Vázquez hubiera ido solo a la gira, para la derecha sería un soberbio, ahora como fue con un grupo de asesores, es un ignorante. Y esta cantinela recién empieza. Obviamente en estos últimos años hemos tenido gobiernos presididos por los más sabihondos, “los vivos del escuadrón”, amigos de los Peirano y los Rhöm, que también son flor de vivos e “inteligentes”.
Ahora yo pregunto: ¿No será mejor estar gobernado por un ignorante?¿Cuáles fueron los “beneficios” que tuvimos como sociedad al estar gobernados por intelectuales superdotados? ¿Cuánto rédito le dio a nuestra calidad de vida la “inteligencia y sagacidad” de nuestros gobernantes? ¿Cuánto aumentaron los suicidios, la emigración, el desempleo, la pobreza y la desesperanza ante los derrames de sabiduría de los partidos tradicionales en el gobierno?
Hay muchas preguntas más para hacerse y para responderse, el tomar una actitud participativa para poder cambiar, si así lo deseamos, nuestro rumbo como nación, como sociedad, que sea más justa, más solidaria y con igualdad de oportunidades para todos los ciudadanos.
Y para redondear, quiero compartir con ustedes, una columna escrita por uno de los mayores creativos del país, Horacio “Corto” Buscaglia, publicada en el Diario La República, donde escribe sobre el llamado doble discurso de Vázquez. Con un finísimo humor de ironía y sarcasmo, redondea y deja lucir cuál es ( y fue siempre)la táctica electoral de la derecha nacional.
Diálogo del doble discurso
HORACIO BUSCAGLIA
- Vio que Tabaré Vázquez dijo en España lo que no dice acá.
- Usted dice que hace como Sanguinetti que afuera la va de modernísimo estadista intelectual demócrata con aire de progresista.
- No, lo que digo es que se contradice.
- ¿No me diga que dijo que Batlle es un excelente presidente que timoneó la crisis como verdadero capitán?
- No, no es eso.
- ¿Quizás dijo que la tan mentada reactivación de estos meses se traduce en un mejoramiento de la calidad de vida de toda la población?
- No, eso no dijo. Aunque dicen que hasta ha mentido.
- Entonces habrá dicho que Larrañaga no votó el presupuesto de este gobierno. Es decir que no apoyó su línea política y económica.
- No, por lo que oí esa no fue la mentira.
- ¿Será que aseguró que no hay gente del candidato blanco que todavía sigue en puestos de gobierno?
- No, esa mentira no fue. Lo que más se quejan los blancos y colorados que se quedaron acá es de su doble discurso. Le insisto: en España dijo lo que no dice acá.
- Si es así, entonces habrá dicho que Larrañaga es una verdadera opción de cambio.
- No, mire usted, eso no lo dijo.
- Si allá dice lo contrario que acá, entonces habrá dicho que los blancos nada tuvieron que ver con el estado calamitoso en que está el país.
- Eso tampoco lo dijo.
- Caramba, ¿habrá dicho que la pobreza no aumentó en estos últimos años?
- No creo que haya dicho eso.
- Ya sé, si es verdad que anda diciendo cosas que no son ciertas, seguramente dijo que la crisis financiera no es responsabilidad de este gobierno y mucho menos de los blancos coalicionados.
- No, no fue eso.
- Me rindo, ¿qué fue lo que dijo?
- Pues bien, sepa que su líder acomoda su discurso de acuerdo a los oyentes que tenga: al terminar un suculento plato de paella valenciana, dijo "Esto está de putamadre, tío" en vez de decir "tá bueno esto, eh". ¿Así piensan gobernar?

Sin comentarios y hasta la Victoria.